Sin Ceros

¿Cómo pudimos perder, si éramos tan sinceros? Charlie Brown, 1963. Diario virtual ciertamente no diario y virtualmente incierto de Issa López, guionista y directora de Efectos Secundarios, Casi Divas y otras curiosidades, quien usa este espacio para no hacer el trabajo que debería de estar haciendo.

sábado, enero 02, 2010

En Off



Chat lo dice muy bien: Feliz veinte y diez! Como comentaba en el controversial minichat (mini-chat! Je!) de la derecha, estoy en el proceso de cambiar de geografía, de dirección y hasta de latitud, y por lo tanto, sin saber qué tanto puedo decir aquí realmente (porque, a) los productores y los agentes son tremendamente paranoicos en cuanto a hablar de proyectos, y b) yo soy tremendamente paranoica a hablar de proyectos... por aquello de que se salan!). De ahí el largo silencio. Pero lo que sí puedo hacer, es dejarles de regalo a los fans de Efectos, un documento que me encontré entre las antigüedades de mi mac: Un draft de la voz off de Marina, extendida. Esto es, están todas las frases de esa voz que sí quedaron en la película... y muchas que no quedaron... es como las escenas suprimidas del DVD, pero versión .doc. Les mando un abrazo enorme, espero lo disfruten, y pronto... noticias más serias... y más grandes... espero! Ustedes crucen los dedos, pero no los brazos!


La primera vez que me morí, tenía 18 años. Y pensé: lástima. Me hubiera gustado cumplir 30. Saber en qué mujer me iba a convertir.

Pero alguien apareció en el momento justo. Y aquí estoy.

Y ahora, si tuviera que decirle a alguien cómo sobrevivir a los 30… ésta sería la historia que contaría.


Adán y yo somos amigos desde la prepa. De esos amigos que se han visto en calzones, de esos a los que les hablas a las tres de la mañana para llorar en el teléfono. De esos que te conocen recién despertada, y sin lavar los dientes, y te siguen queriendo. De esos que se hacen nada más a los 18.


Se llamaba Mimí. Medía metro y medio, y nada más por eso era la víctima de las bromitas de todos los patanes… como Adán.


Y uno cree que esos freaks van a cambiar con los años. Y sí cambian. Pero sólo para volverse más extraños.


Dicen que lo que no te mata te hace más fuerte, ¿No? Pero no es cierto. Nada más te hace más extraño.


Ignacio era el rebelde sin causa de la prepa. El que me traía loca. Iba a ser físico. Pero algo pasó en el camino… y ahora calcula riesgos para una compañía consultora. Va de oficina en oficina, haciendo estimados de cómo y cuándo se va a morir todo mundo.


Cuando encuentra a su novio con otra:

El amor es increíble ¿No? Como el trasero de la otra, que siempre es mejor que el tuyo.


Le llamo el síndrome de expectativas a la baja. A los 18 quieres a Brad Pitt con el cerebro de un ingeniero nuclear. Pero para cuando se te acercan los 30 cualquier tarado que te guiñe el ojo y no sea jorobado es el padre de tus hijos. Que viva el amor.



Al llegar a la reunión:

Las reuniones de la prepa: un viaje al pasado con bebida nacional incluída y derecho a pena ajena sin restricciones.


Y esa fue la segunda vez que me morí. Y no hay muerte más triste que morir por pendeja.


En el hospital, cuando llega Ignacio:

No estaba muerta. El saldo: Fractura en el metatarzo, abrasión facial, y contusiones múltiples en el alma


Viéndolo por el lado amable, no puede ponerse mucho peor después de que te vean madreada y en una pijama que enseña el culo.


Cuando se pone el famoso Alka-Seltzer:

Uno se acostumbra a estar solo. Solo duermes. Solo te despiertas. Solo esperas la hora en que dejes de estar solo. Y mientras… juegas solitario.


Cuando Ignacio se pone la golpiza con el de la camioneta:

Y mi mamá que siempre me decía que no saliera con sicópatas…


Mi mamá coleccionaba mariposas. Hace ocho años se murió. De cáncer en los huesos. No dejó nada más que mariposas. Y pensé: Qué triste. Irte así, y dejar detrás… gusanos con alas. Pero el día que se murió, llegaron las mariposas. Nunca había pasado, pero ese día, la ciudad se llenó de mariposas. A veces lo que eres no se ve en las cosas que dejas. A veces las cosas se dicen cuando ya no hablas. A veces te llegan las netas volando, entre el pavimento y el esmog del cielo. Entre dos estaciones del metro. Parada en la banqueta. Un martes a las cinco y media. Y entendí. Hay cosas asi, Ignacio.


Cuando Marina e Ignacio caminan a casa de ella:

Me acompañó a mi casa. Los dos sabíamos que el trato se había acabado. Él ya había encontrado al chofer… y… ¿Y? ¿De veras eso era todo?


Cuando Ignacio no puede hacerle el amor:

Ocho años de fidelidad absoluta. Y todavía no podía engañarla. A lo mejor eso es lo que hay que hacer: morirse atropellada.


Cuando Ignacio busca al de la camioneta:

La obsesión es una cosa muy fea. Puede hacerte pasar ocho años buscando a un asesino. Doce deseando a alguien que no te peló nunca. O treinta esperando que tu vida empiece.


En esta ciudad, el único lugar para enterrar a tu gato es en la jardinera de la banqueta. Y el único lugar para ver la vida que no tuviste es en todas las esquinas.


Cuando de veras quieres encontrar a algo, a alguien, cuando de veras estás buscando, puede pasársete el día, la noche, la vida. Hasta que lo encuentras.


Cuando Ignacio se queda solo, y rompe el poster de mariposas:

Cuando vives para cazar un dragón, no hay nada peor que encontrarlo. Si lo matas, te quedas sin nada. Y si no lo matas es porque la bestia era de papel. Y a ti se te fue media vida cazándola. Y cuando te bajas del caballo, te das cuenta que lo único que sacaste fue un dolor de nalgas. Y de lo que dejaste ir, mientras andabas en tu cruzada.


Eh... no me acuerdo:

Tienes 30. Y dices: Ya no estás para que te rompan el alma. Ya no tengo edad para tener esas ganas locas de hacerme bolita y llorar 3 días con el corazón hecho un trapo mojado. Oh sorpresa, ¿Verdad?


Cuando saca a Ignacio de su casa:

Se me estaba haciendo fácil sacar gente de mi casa. Ojalá fuera tan fácil sacármelo después de la cabeza. De los poros, de detrás de los ojos. De entre el pelo, de debajo de la lengua. De todos los lugares donde se me había guardado, sin que me diera cuenta.


¿Los efectos secundarios? Como yo los veo, tienen sus efectos secundarios. Y esos, sus efectos secundarios. Y esos, sus efectos secundarios. Y al final, todos chupamos faros.


Eh... tampoco me acuerdo:

No importa si hoy se te acabó el mundo, la vida, la fe, las galletas de animalitos y la gasolina. Mañana vuelve a llover. Vuelve a abrirse el metro. Vuelven a regar las plantas. Mañana sigue, contigo o sin ti. Tú sabes si te levantas.


Cuando los 4 están tirados en el suelo:

¿Que si tocas fondo? Sí. Pero del suelo no pasas.


Y así te llegan las neta. En el lugar más idiota. En el momento menos adecuado. Como el amor. O la muerte. O los 30.


Y a final de cuentas, lo único que consigues es un hombre que te da una mariposa negra, mojada, y muerta.


No importa si te has muerto una, o dos veces, o ninguna. Nunca dejas de empezar de nuevo. No sé cómo van a ser los cuarenta. Pero tengo mis sospechas. En el fondo siempre tendrás 18, porque eres joven solo una vez, pero inmaduro para siempre.


No hay instrucciones para cumplir 30… pero si las hubiera, serían estas:


(Y el resto creo que se lo saben! Saludos y Feliz Veintydiez!)





Etiquetas: , , ,

6 Comentarios:

  • A la/s 02 enero, 2010 22:23, Blogger LuisGabriel dijo...

    Issa

    Muchisimas gracias por este regalo!! termine de leer y me puse a ver los efectos por veinte y diesaba vez...

    Y por la paranoia, no te preocupes, que es normal en todos. De no existir, no habria celosos ni mucho menos miedosos, asi que es parte de la vida misma y tan rara como cada ser humano. FELIZ 2010 y que este año tus deseos, propositos, peliculas, sueños e incluso las mas simples cosas, se cumplan tal cual las deseas, Issa Lopez, te lo mereces!!

    Gracias por el post, gracias por no dejar a la banda, por el draft de la voz off de marina, que hubiese estado genial esucharlo en la pelicula y sobre todo, gracias por seguir dandome esa alegria al admirar tanto a tu trabajo como a tu persona.

    Con asias espero noticias tuyas y con todo cariño te mando un abrazo. Feliz 2010 lleno de lo mejor para la mejor.

    Gabo

     
  • A la/s 02 enero, 2010 22:31, Blogger LuisGabriel dijo...

    por cierto, me encanto lo de cazar al dragon!! jajaja.. la vida se va en hacer a veces la misma cosa (pendejada) una y otra vez, y derrepente, ya creciste y estas jodido jajaja.. suele pasar..

     
  • A la/s 03 enero, 2010 04:30, Blogger ChatNoir dijo...

    Che Gabo!

    1) ¿Cómo le haces para postear primero?
    2) No se vale. Dijo todo lo que yo quería decir.
    3) Chale. ¿Quién me manda salir con mis amigos el sábado en la noche en ver de estar esperando un post?

    Issa!

    1) Pues no queda más que decirte "Gracias" por el regalo navideñoso. Me trae muy bonitos recuerdos.
    2) No se vale. Vivo 4 años en el gabacho, apenas me voy mudando al D.F. y tú te nos mudas al gabacho también. ¡Chale!
    3) Feliz todo. Diviértete como gato en catnip.

    ¡Un gran abrazo!

     
  • A la/s 03 enero, 2010 16:56, Blogger Sufit dijo...

    Jajaja, yo tenía la teoría que lo que no te mata te hace más feo... pero simplemente extraño es mejor.

    En este momento me interesa mucho eso de "el único lugar para ver la vida que no tuviste es en todas las esquinas"... a mi me encanta pegar cosas en las esquinas, y eso lo define muy bien. Porque a partir de lo que no se tuvo, se hace lo que sí se puede tener... y está ahí, hasta que alguien lo arranca. Pero no importa, hay muchas esquinas esperando...

    Podría irme de largo con eso @_@

    Bueno Issa, para serte sincera, lo que más espero de para cuando nos traigas algo nuevo es que yo misma tenga algo bueno y nuevo T.T

    ¿Cómo llegas a tener el trabajo que realmente quieres? Desarrollar lo que se te da la gana, cuando se te da la gana como se te da la gana! Suena simple a veces y otras muy complicado...

    Feliz año Nuevo.

     
  • A la/s 08 enero, 2010 11:59, Blogger Martin Hoz dijo...

    Issa,

    ¡Gracias por el presente!

    Suerte en tus proyectos. Haznos sentirnos una vez mas orgullosos de que los mexicanos sabemos hacer las cosas bien, y refléjanos en la pantalla con esa conexión que solo tu sabes hacer.

    2010 apenas comienza. ¡Y seguro será un año excelente!

     
  • A la/s 30 abril, 2010 15:14, Blogger Mario dijo...

    Issa:

    Hace mucho que no te escribía. Me dejaste una sensación agridulce: lo primero porque ya pasó mucho tiempo desde tu última peli (no como reclamo, sino para hacerte saber que extraño tu narrativa, tu ojo sobre las relaciones y las cosas que nos atormentan pero que también nos dan placer) y lo segundo porque me acordé del momento en que ví EFECTOS... y de cómo la discutimos una y otra vez un grupo de cuatros amigos tan parecidos y distintos a tus protagonistas... Te mando un abrazo fuerte, fuerte!

     

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal