Sin Ceros

¿Cómo pudimos perder, si éramos tan sinceros? Charlie Brown, 1963. Diario virtual ciertamente no diario y virtualmente incierto de Issa López, guionista y directora de Efectos Secundarios, Casi Divas y otras curiosidades, quien usa este espacio para no hacer el trabajo que debería de estar haciendo.

martes, marzo 09, 2010

Pasión y Clase


La primera vez que vi a Gareth Wigan, fue con galletas en la mano. Me encantaría poder decir aquí que fue amor a primera vista, pero sería mentira. Yo estaba demasiado impresionada, él demasiado poco.

Era Enero de 2005. Yo pensaba que iba a filmar Efectos Secundarios en Mayo, y acababa de terminar de escribir el segundo draft del guión. No tenía cabeza para nada que no fuera Efectos, y mucho menos para Niñas Mal, que era una cosa que había escrito por disciplina y para hacer algo de dinero, y que sería dificil que me interesara menos, la verdad de las cosas.

Pero chamba es chamba, y la gente de Columbia tenía notas sobre el guión, y querían dármelas en Los Angeles. Así que me subí a un avión. Yo lo único que quería era tomar las notas que se les diera la gana de darme -en una primera revisión no estaba en lo absoluto de acuerdo con ellas, pero lo importante era cumplir, entregar, y poder regresar a Efectos- y volver en friega para seguir empujando la producción acá.

Ni filmé Efectos en Mayo, ni el viaje fue cosa de nada. La vida tiene una manera tan curiosa de pintarte güevos cada vez que crees que sabes a dónde vas...

A mi Hollywood me la pelaba, según yo. Entré muy nalga al estudio, y primero que nada le fui bajando la espuma a mi malteada, según me fui encontrando los oscares en el lobby:
Sucedió una Noche, Gandhi... era el mismo estudio que antes había sido la Metro-Goldwyn-Mayer, donde se habían filmado Lawrence de Arabia y Lo que el Viento se Llevó.

Luego conocí a Gareth, que era todo lo opuesto de lo que jamás esperé de un ejecutivo de estudio.

Gareth era inglés. Graduado de Oxford. El perfecto
gentleman de 1.85, ojos azules y notables orejas. Yo no tenía idea de con quién estaba tratando, cosa que fue bendición, porque si lo hubiera sabido, no hubiera podido ni abrir la boca. En mi feliz ignorancia discutí, defendí, me peleé... terminé por oír. Por tomar nota. Este hombre, con todas sus venerables canas y sus galletas escocesas de mantequilla, había marcado página por página mi guión, y estaba listo y preparado para discutir si Maca Ribera fumaba o no fumaba, si Adela era violinista o actriz y si al final de la película se tomaba un avión o la niña se quedaba en México.

Gareth se preocupaba. Subrayaba. Ponía post-its en el guión. Argumentaba con paciencia y elegancia infinitas. Escuchaba. En su tremenda oficina de Vice Presidente del estudio, a la mitad de hacer películas de muchos millones de dolares en China, en Rusia, en Alemania, se interesaba por Adela y por Maca, que a mi me importaban tan poco. Me hizo sentir mal. Me hizo reescribir pensando. Cuidando.

Trabajamos tres días. Al final, cuando nos despedimos, me acerqué y lo abracé, muy Mexicanota yo. El inglés no supo abrazarme. No le salió del alma. Ni pex, me dije yo. Me regresé a México muy impresionada. Escribí mi segundo draft. Lo entregué. Todos fueron felices, encontraron a un director, yo filmé Efectos, ellos filmaron Niñas, yo la aborrecí, me imagino que Gareth también, aunque siempre fue demasiado caballero como para decirlo.

Por esos días entregué el primer draft de Casi Divas, que en aquel entonces se llamaba Guadalupana Superestrella.

Y Gareth me escribió uno de los mails más increíbles que he recibido nunca. Lo imprimí, y lo puse en mi estudio. Terminaba diciendo:


...We will meet and talk and there will be things to discuss -- there always are -- but this is fine, superior, classy work.

I am so grateful because I can feel that you put your heart into it. Now we will put our hearts in too.


Y lo cumplió. Lo cumplimos los dos. Los dos nos enamoramos de la película. Y la siguiente vez que nos vimos, Gareth se levantó y me abrazó y fue un abrazo tan distinto al de Niñas Mal... tan distinto como Casi Divas fue de esa película. Y en ese instante nos hicimos amigos.


Fui averiguando poco a poco quién era Gareth Wigan. Gareth produjo Star Wars (La buena!), All That Jazz, Chariots of Fire, Alien, Dracula, Blade Runner, The Age of Innocence, The Remains of the Day, Crouching Tiger, Hidden Dragon... y muchísimas más. Gareth fue el primero en un estudio en pensar en producir películas en otros países y en otros idiomas. Y lo increíble es que habiendo trabajado en esas películas y con esos directores, se preocupara tanto por lo que yo hacía. Cuando vio el primer corte de Divas, los ojos se le llenaron de lágrimas. Y a mí también.


Gareth me enseñó a oír a Bach. Me hizo comer muchísimas galletas. Me contó que Peter O'toole podía desaparecer a la mitad de una escena de teatro. Que Peter Sellers era insufrible. Me llevó a ver películas a La Academia. Me regaló una caja de novelas de detectives en Miami. Llevó una caja de champaña al estudio de Hans Zimmer, cuando hacíamos la música de Divas. Me regaló, de hecho, el que Hans supiera de la película y se decidiera a componer el score. Fue el que me dijo que era hora de venir a Los Angeles, para que muchísima más gente pudiera ver las películas que hago. (si fueras pintora, en 1920, estarías en Paris --me dijo-- querida, Hollywood es el París de lo que tú pintas. Y entiéndelo, los artistas son, por naturaleza, nómadas y peregrinos...) Me presentó a mis agentes. Me consiguió un abogado. Cuidó de que mis proyectos aquí estuvieran arrancados... y una vez que todo estuvo listo, el 13 de Febrero, Gareth Wigan murió.


Tantísima gente tan importante reaccionó ante la muerte de Gareth, que queda poco por decir. Además, las palabras que se repitieron tantísimas veces, son las mismas que yo usaría: Elegancia. Generosidad. Diplomacia. Gentleman. Pero uno de ellos lo dijo, creo, mejor que nadie, con una frase que no tiene traducción al español: Gareth era un class act.


Imposible enojarse mucho tiempo con un caballero como Wigan. A la distancia de algunas semanas no queda sino extrañarlo muchísimo... asumir que sin él, las cosas en este París de lo que yo pinto serán mucho menos elegantes, y bastante más solitarias. Pero siempre queda hacer esta siguiente película, por la que Gareth trabajó tanto, en su memoria.


Y acordarse de tantas cosas increíbles que se le aprendieron. Quizá una de las más bellas, quizá la que mejor definía a Gareth, es esta frase que le escuché más de una vez:


Never apologize for passion.



PS:


Este link es sobre Gareth. Habla de muchas de las cosas que hizo. Me emociona hasta las lágrimas leer que el último título en la lista de las películas más importantes en las que participó, es Casi Divas...


Gareth y yo en el set de Casi Divas.

Etiquetas: , , , ,

8 Comentarios:

  • A la/s 10 marzo, 2010 05:34, Blogger Alice dijo...

    creo que hay muy pocas personas que inspiran asi y son aun menos las veces que las notamos cuando las tenemos en frente... bien por ti que lo supiste apreciar!

     
  • A la/s 10 marzo, 2010 06:11, Blogger Alice dijo...

    me puse a buscar donde puedo rentar casi divas en uk y me tope con este link, muy interesante y gracioso, especialmente la parte sobre las connotaciones de la palabra crappy... ya habias escrito un post sobre esto y ahora quien este interesado lo puede ver con monitos de verdad

    http://makingof.com/filming_now/media/casi-divas/scoring-session-with-hans-zimmer/92/307

     
  • A la/s 11 marzo, 2010 01:33, Blogger Issa dijo...

    Gracias Alice! Sí, ese video es una joya... Zimmer peleándose con Heitor, que es un encanto... y mi querido amigo Martin el Chelista, que es de las gentes que más veo ahora en Los Angeles. Buenos recuerdos! Busca Divas... o que te la manden de México! Espero que te guste... un abrazo hasta Inglaterra.

     
  • A la/s 13 marzo, 2010 20:45, Blogger Josue dijo...

    Issa !!!


    Que bueno es verte por aca de nuevo !!!

    Y claro mejor que eso muy poca gente como dice Alice.

    En si poder contactarse contigo por aca es realmente bueno por ti y por todo lo demas.

    Un abrazo grande issa querida !!!

    ultimamente he pensado que somos la gran broma de la vida !!!

     
  • A la/s 14 marzo, 2010 18:11, Blogger Marco Mo dijo...

    Es difícil encontrar gente que te inspire en la manera en lo que este hombre lo hizo en ti. Me alegra mucho que hayas aprendido tanto de él, porque eso quiere decir que si tus películas ya eran muy buenas, ahora serán excelentes.
    A mi Niñas me agradó, Efectos me gustó, y Casi Divas simplemente no la puedo olvidar.
    Un abrazo

     
  • A la/s 15 marzo, 2010 01:33, Blogger Rocío dijo...

    Te debe haber costado escribir esto... Besos!!!

     
  • A la/s 15 marzo, 2010 13:03, Blogger LuisGabriel dijo...

    De eso se trata la vida, de vivir tomando lo mejor de este mundo, inspirandote en tus sueños y en personas que no te dejarán otra cosa mas que esa inspiración, personas que quizá nunca conoscas, o que en tu caso tuviste la fortuna de hacerlo. Es lo maravilloso de la vida, y el por que debemos disfrutar todo, absolutamente todo lo que nos permita adquirir fortaleza, aprendizaje y sobre todo pasion hacia lo que amamos.

    Como dijo tu sis, el sentimiento con que escribiste esto, es profundo y bello. Issa, gracias de nuevo.

    Ame la frase "Never apologize for passion", tanto como amé en su momento "Perdona, olvida, deja ir.."

    Un abrazo.

    Gabriel

     
  • A la/s 31 marzo, 2010 22:49, Blogger Rocío dijo...

    Y por cierto.... me debes un post sis.... o que???? acaso necesito morirme y resucitar al tercer dia como dices babosa????

     

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal